¿Cómo tomar fotos de lashmaking profesional?

Hace unas semanas les explicaba como las redes sociales son un recurso súper importante (e incluso, me atrevería a decir que vital) a la hora de emprender en cualquier rubro. Sin embargo, hoy quiero hablarles de un tema más específico: como aprovechar las fotos en el lashmaking profesional.

Como bien sabrán, somos seres visuales por definición, ¡y más cuando se trata del mundo de la estética! Hoy lo que más habla de la calidad de tu trabajo son los registros fotográficos que dejes, ya sea en un sitio web o una red social.

Sin embargo, como un sitio web puede requerir mayor inversión, y una red social es ideal para darnos a conocer, debes aprender lo antes posible a tomar fotos de gran calidad. Ya sea que busques reflejar la calidad de tu trabajo o el ambiente de tu salón, solo una buena fotografía inspirará a tus potenciales clientes a confiar en ti.

Así que, ¿qué debemos hacer para conseguir fotos de la mejor calidad?

Preparaciones previas

Lo más importante (y lo primordial) es tener una modelo… ¡y tener permiso para fotografiarla! Si quieres, puedes explicarles para que se usarán sus fotos, y en caso de que acepte, preguntarle si está cómoda con fotos de su rostro o cuerpo completo, o si prefiere que solamente salgan sus pestañas y ojos.

Una sonrisa y una buena actitud son claves para infundir confianza: y si te piden crédito o que las menciones, ¡hazlo! Es una excelente forma de fomentar tus relaciones comerciales.

Consigue una buena cámara (o teléfono)

Aunque una cámara profesional o semi-profesional son siempre la mejor opción en términos de calidad, pueden tener precios muy elevados y son complicadas de usar al máximo de su potencial (si no tienes formación como fotógrafo/a).

Por lo tanto, una alternativa más accesible es utilizar un teléfono inteligente, idealmente de gama alta o media. Aunque los iPhone suelen producir la mejor calidad de fotos, es posible conseguir fotos de buena calidad en cualquier teléfono si tiene los requerimientos mínimos.

En las opciones de configuración, suele haber opciones para aumentar la resolución de las fotografías, además de modos profesionales para incrementar la captura de luz, como se está interpretando la iluminación, etc.

Siéntete libre de experimentar y encontrar cual modalidad te deja tomar las mejores fotos de pestañas.

Limpia la lente

Como siempre llevamos el teléfono encima, ¡es muy fácil que se ensucie nuestra lenta sin que ni siquiera nos demos cuenta! Utilizar un pañuelo o un algodón debería ser suficiente para remover las manchas y suciedad, pero en caso de duda, rocía un poco de alcohol y entonces limpia.

Utiliza las líneas de guía y/o un soporte

Una foto torcida es poco profesional: y, por el contrario, una foto perfectamente alineada transmite profesionalismo. Afortunadamente, sin importar si tu pulso es bueno o no, es posible conseguir fotos estables y alineadas.

La función de líneas de guía en tu app de cámara te permite alinear mejor las fotos (por ejemplo, tomando de referencia las pupilas para una línea central). Y si tienes mal pulso, te podría ayudar utilizar algún tipo de soporte para el teléfono.

No importa si es profesional o uno hecho en casa, lo importante es la estabilidad en la foto y su linealidad.

¡Consigue la mayor iluminación!

La falta de iluminación impedirá ver tu trabajo, mientras que las sombras dramáticas podrían causar falsas (y no siempre favorables) impresiones. Personalmente, yo utilizo un anillo de luz de tamaño completo y paso la cámara a través del anillo para conseguir la máxima iluminación.

Si no cuentas con uno, sin embargo, te recomiendo que:

  • Te sitúes en un espacio con iluminación natural.
  • Utiliza la linterna de otro teléfono para añadir iluminación natural. Procura que esta sea uniforme sobre el rostro y que no se creen sombras dramáticas.
  • Si es necesario, añade fuentes de iluminación como lámparas para crear un efecto uniforme en el rostro de tu cliente y permitir que se aprecien los detalles.

Consiguiendo las mejores fotos de lashmaking profesional

Si ya tienes todo preparado y tu modelo está lista, ¡llegó el momento de tomar las fotos! Por lo tanto, ¿cuáles son los consejos que te doy para conseguir las mejores fotografías?

Acomoda a tu cliente

¡El secreto está en los detalles!

Cepilla las pestañas y cejas de tu cliente antes de cada foto para conseguir una apariencia pulida y permitir que tus seguidores se enfoquen en tu trabajo. Así mismo, colocar un poco de corrector en el rostro (o utilizar alguna app posteriormente) reducirá atención de cualquier imperfección de la piel.

Aunque, ¡ojo! Nunca edites tu trabajo con Photoshop o una herramienta similar. Las modificaciones deben resaltar tu trabajo, nunca alterarlo.

¡Controla la dirección de las pupilas!

Una persona viendo en la dirección incorrecta puede ser incómodo es una foto normal, y más en una foto cercana. Por lo tanto, si quieres experimentar con diferentes posiciones (o incluso si no es así), asegúrate de sostener tu dedo índice levantado y tomar las fotos con tu otra mano.

¡Juega con diferentes poses y enfoques!

La variedad es ideal a la hora de rellenar tu portafolio con fotos nuevas. Así que, ¿cuáles son los tres tipos de poses principales que se utilizan para demostrar extensiones de pestañas?

  • Ojo individual.

Estas fotos son ideales para demostrar la calidad de tu trabajo, ya sean tomadas de uno o dos ojos. La forma más fácil de tomarlas es cuando tu cliente está acostado y viendo hacia al frente.

Con respecto a cómo tomar las fotos, rótalo y acerca la cámara al rostro de tu modelo, inclinando el teléfono para fotografiar desde debajo de la zona ocular. Así, se mostrará la pestaña de las raíces a la punta.

¡Siéntete libre de experimentar con diferentes ángulos y tomar muchas fotos!

  • Rostro completo.

Aquí hay más posibilidades de experimentar con las posiciones (sentado o acostado). Indícales a donde deben ver con tu índice, y pídeles que vean hacia arriba, pero manteniendo su barbilla inclinada hacia abajo.

¡Asegúrate de que siempre se vea la cara completa!

  • Foto de belleza.

Aquí, el objetivo no es demostrar tu trabajo (solamente), sino demostrar la satisfacción y belleza que proporcionas con las extensiones. Hay muchas formas de lograr esto, pero recuerda que el objetivo es una foto más natural y amistosa.

Una forma de hacerlo, por ejemplo, es pedirles que se acuesten y vean hacia arriba. Rotando tu teléfono, toma una foto diagonal de su rostro completo (¡y asegúrate que sonrían con una broma!) para conseguir fotos divertidas y repletas de personalidad.

Con las fotografías, tu imaginación es el límite y la práctica te ayudará a conseguir cada vez mejores fotografías. Así que saca tu cámara, ¡y comienza a practicar!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.